Reabren la causa Maldonado por presunto “abandono de persona”

Sociedad

Reabren la causa Maldonado por presunto “abandono de persona”

Se cumplen dos años y un mes de la muerte del joven. La familia exigía que se reabriera el expediente, que había sido cerrado por el juez el 29 de noviembre de 2018.

A poco más de dos años de la muerte de Santiago Maldonado en el río Chubut, la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia ordenó reconsiderar la muerte del joven como un caso de “abandono de persona”, según una decisión difundida este viernes por la Justicia.

Los magistrados federales quieren profundizar en esa figura judicial, lo cual podría direccionar la investigación hacia los miembros de Gendarmería Nacional. Descartada la Desaparición Forzada, el proceso por abandono de persona aparece ahora en el horizonte como un nuevo intento para culpar a los gendarmes de haberse excedido o de actuar por fuera de los límites legales, concluyen.

“La familia no tiene fundamentos para continuar insistiendo en una Desaparición Forzada, pero el abandono de persona por parte de los gendarmes tiene arraigo en los jueces chubutenses y de mutuo propio van a avanzar en ese sentido”, indicó una fuente judicial.

¿Cuál sería el principal argumento de los jueces de acuerdo a esta línea? Una posibilidad es que el día 1 de agosto los agentes llegaron a las orillas del río Chubut, alcanzaron a observar a Maldonado y no lo rescataron. Todos los agentes declararon que no tuvieron contacto con los ocupantes de Cushamen. Cosa que ratificó el principal testigo mapuche Lucas Naiman Pilqiman ante la Justicia.

Hasta el momento, la familia Maldonado ha venido insistiendo en que se reabra la causa y participe una comisión de investigadores independientes. El 29 de noviembre de 2018 el juez federal Gustavo Lleral la cerró basándose en una abundante cantidad de pruebas. Entre ellas el informe firmado por varias decenas de peritos forenses quienes establecieron que el tatuador murió ahogado y su cuerpo no presentaba señales de violencia.

Los Maldonado han asegurado que hay evidencias de que el cadáver del joven fue criogenizado. También apuntan a que los billetes que se le encontraron en los bolsillos así como sus manos descubiertas estaban en perfecto estado.

Ningún juez federal estaría dispuesto a darle curso a este tipo de teorías, indican importantes fuentes judiciales en Patagonia.

De todos modos, volviendo al presunto abandono de persona, los testimonios de los propios mapuches confirmaron que no existió una interacción entre los gendarmes y los mapuches aquel mediodía. Naiman Pilquiman, la última persona que vio con vida al artesano, le aseguró al juez Lleral en diciembre de 2017 que había un importante trecho entre ellos y los agentes.

“Cuando gritaron “repliéguense”, yo corrí derecho hacia el río. Cuando voy hacia el río lo veo a Santiago que va a la guardia, agarra su mochila y se la pone, y sale corriendo atrás mío. Yo sigo corriendo, bajo hasta donde voy a buscar agua. Hay que hacer como un zigzag para llegar al rio. Yo ahí venía con ventaja porque gendarmería recién estaba entrando cuando nosotros ya llegamos al río”, le relató Naiman Pilquiman al juez Lleral.

La distancia que separa la tranquera de Cushamen y el río es de unos 350 a 400 metros.

Por otro lado, la causa por falso testimonio y obstrucción a la Justicia que involucra a un grupo de mapuches y abogados de la APDH, está sin movimiento desde abril. En la actualidad se encuentra en manos de la jueza federal de Comodoro Rivadavia, Eva Parcio de Seleme, después de que se excusaron los jueces federales Guido Otranto, Lleral y Hugo Sastre.

Porcio de Seleme no ha resuelto el pedido de indagatorias requerido por la fiscal Silvina Avila y la querella entablada por el ministerio de Seguridad. Los que deberán someterse a la Justicia son: Claudina Pilquiman, su hijo Lucas, Ailín Pilquiman, Martiniano Jones Huala, Ariel Garzi, Soraya Guitart, Ailín Co Pilquiman, Fausto Jones Huala, Andrea Millañanco, Nicolás Hernández Huala, Adriana Jones y Adriana Baigorria.

Además fueron denunciados por falso testimonio y obstrcucción a la Justicia los abogados de la APDH Fernando Cabaleiro y Carlos “Chuzo” González Quintana. Ambos elevaron a la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) un informe con testimonios y datos falsos donde se denunciaba la Desaparición Forzada de Maldonado a manos de Gendarmería Nacional.

El proceso por falso testimonio está cruzado en parte por el contenido de las grabaciones producto de las escuchas a los familiares y amigos de Maldonado que ordenó el juez Otranto. El magistrado decidió apelar a esta acción porque no encontraba colaboración en los cercanos al tatuador para dar con su domicilio ni conocer pormenores de su vida.

De hecho, el hermano, Sergio, y amigos del joven ingresaron a la pieza donde dormía atrás de la Biblioteca Popular de El Bolsón, sacaron objetos personales (una mochila, la máquina de tatuar y ropa), todo esto mientras la policía de Río Negro buscaba su última dirección postal, y no le avisaron a la Justicia de Chubut.

En las grabaciones se escucha discutir a Sergio con Claudina y en un punto queda claro que a Sergio los mapuches le entregaron una versión –- el artesano había sido detenido y golpeado-- y luego la cambiaron.

En otro de los diálogos se escucha cómo el abogado Cabaleiro y Garzi, amigo de Maldonado, básicamente arman entre los dos el relato del Testigo E (Naiman Pilquiman) donde este asegura haber visto cómo los agentes se llevaban a Maldonado.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia convalidó las escuchas ordenadas por Otranto y luego la Cámara Federal de Casación Penal rechazó la apelación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y de la abogada de la familia Maldonado.

Frente a esto acudieron a la Corte Suprema de Justicia y presentaron un recurso de queja que todavía debe resolverse.

Aunque existen numerosos elementos que incriminan a los mapuches y a los abogados de la APDH, las grabaciones son pruebas irrefutables de las dobles versiones y la ubicación de pistas falsas con el propósito de desviar la investigación judicial, indican a este diario fuentes de la investigación.